El Poder de Reinventarte a ti Mismo

 

A veces las personas nos quedamos con las etiquetas que nos hemos o nos han puesto desde niños:

“Esta nena es muy berrinchuda, siempre quiere hacer su voluntad”

“Vas a ser médico, como tu padre, tu abuelo y bisabuelo. En esta familia todos somos médicos

Soy el director de esta empresa. ¿Cómo se supone que me dedique a pintar, que es lo que me mueve el alma? Éste soy yo y no puedo cambiar”

¿Te suena?

No es tarea difícil confundir lo que haces con lo que eres. Si a esto le añades tus creencias, la presión de la sociedad, de la familia, etc., la verdad es que es muy probable que tu verdadera esencia, aquella que sabe (y ha sabido siempre) qué hacer y cómo hacerlo, se haya quedado dormida en el camino, sedada por los comentarios, las burlas y “el deber ser”.

Entonces, ¿cómo reinventarte?

Hay que decir que el tema de la reinvención se sucede, a veces, sin que lo decidas totalmente consciente, es decir, cuando se te obliga a cambiar, cuando te enfrentas por ejemplo a un despido en el trabajo, a una pérdida de cualquier tipo, a un cambio de ciudad, de entorno y de contexto. De repente es como una revelación que te hace pensar que debes transformarte, crear una nueva personalidad, adaptarte al ambiente, cambiar de pareja, etc.

Sin embargo, la verdadera reinvención no consiste sólo en cambiar las actitudes, sino en modificar las conductas. Es la creación de un nueyo yo o bien, el redescubrimiento de quién éras antes. Así que, independientemente de las razones que tú ahora tengas para reinventarte, quiero decirte que SÍ ES POSIBLE,sólo que a veces encontramos algunos obstáculos, como:

Qué te impide cambiar:

  1. Confundir tu identidad: Piensas que “tú así eres”, que el puesto, los estudios o el nivel socioeconómico es lo que tú eres. Te has puesto etiquetas y te las has creído todas.
  2. Pensar que eres demasiado “algo” para hacerlo: Demasiado viejo, demasiado joven, demasiado ingenuo, demasiado tonto, demasiado cobarde…demasiado lo que quieras. Recuerda que tú eres lo que tú crees que eres y lo que haces cotidianamente para serlo.
  3. La carga de aceptar que te equivocaste (el ego): Pensar que escogiste la carrera, la pareja, el estilo de vida que no te hace feliz, te pone tenso y te estresa. ¿Cómo volver atrás ahora? ¿Qué van a pensar los demás si les digo que no estoy contento(a) con lo que tengo?

La buena noticia es que todas estas “razones” para no reinventarte pueden ser destruidas si lo decides.

8 Pasos para Reinventarte a ti Mismo:

  1. Pregúntale a tu niño interior: ¿quién eres?: Cuando eras niño(a), tu espíritu era libre, sabía perfectamente qué quería, qué le hacía feliz. ¿Dónde has dejado a este/esta pequeñín? Búscalo, háblale, sácalo a jugar y deja que te platique qué lo pone alegre, a qué quiere dedicarse.
  2. Haz compromisos contigo… ¡y cúmplelos!: A veces es más fácil cumplir lo que otros esperan de nosotros que lo que nosotros mismos nos prometemos. Ahora que has dialogado con tu niño(a) interior, ¿qué tal que te comprometes con él/ella en algo y lo cumples? Cumplir las promesas contigo mismo es la base del autorespeto y el primer paso para reinventarte.
  3. Crea un plan y ponle fecha de caducidad: Sueña y convierte esos sueños en metas con plazo, con fechas, con caducidades. Da pequeños pasos cada día para alcanzarlos, sé paciente pero constante. Nada se realiza de sólo pensarlo, ¡hay que ponerle acción a la ecuación!
  4. Aprende y practica aquello a lo que SÍ quiere dedicarte: Has dedicado mucho tiempo a lo que no te pone tan feliz, así que entrenar a tu mente y a tus actitudes llevará trabajo y constancia, ¡pero se puede! ¿Quieres dedicarte al teatro en lugar de ser una ejecutiva de las finanzas? Entra a un taller, exprésate, conoce gente que se mueva en ese medio, aprende más de ello y practícalo. Reedúcate, entrénate, haz lo que sea necesario.
  5. Toma el ejemplo de alguien más: Seguramente conoces a alguien que admiras porque hace lo que realmente quiere en su vida, porque se ha reinventado sin miedo (o al menos no aparente) y que vive y goza de quien es. ¿Qué tal si entonces lo(a) tomas como ejemplo? Tener un gurú siempre es buena idea. Es motivante saber que no eres el(la) único(a) que quiere hacer un cambio en sí mismo, sino que hay otras personas que de hecho lo están haciendo ¡y les va muy bien!
  6. Cambia tu ambiente: Si sigues haciendo las mismas cosas, moviéndote en los mismos círculos, sólo obtendrás los mismos resultados que hasta hoy. Si de verdad quieres reinventarte y buscar lo que quieres de la vida, ¡cambia! Cambia tu entorno, come en lugares diferentes, asiste a reuniones y grupos donde las personas agreguen valor y experiencia a tus sueños, donde te alimentes y hagas crecer tu espíritu.
  7. Reconsidera tu visión del éxito: ¿Qué piensas acerca de tener éxito? ¿Es para ti sinónimo de dinero, de poder? ¿Cómo se viste tu éxito? ¿Cómo se mueve, qué le gusta? Tal vez si respondes estas preguntas, te darás cuenta que tu expresión del éxito es muy diferente de lo que has creído hasta hoy. El éxito es tan particular y subjetivo, que para mí puede ser tejer sombreros de palma a la orilla de la playa y para ti, ser CEO de una gran empresa y vestir ropa de marca. ¿Cuál es tu propia visión, aquella que te hace sentir feliz y en paz contigo y con el mundo? ¿La has desmenuzado?
  8. Acepta que tú no “TIENES QUE” hacer nada que no te guste: Que tienes que estudiar, que tienes que tener un “buen” trabajo, que tienes que comprar una casa y casarte y tener hijos y el auto del año y el perro y…¿Cuántos tienes que te han programado? ¿Cuántos has tomado como verdad? ¡Tú NO TIENES QUE…NADA en la vida! Si acaso, lo único que TIENES QUE hacer es ponerte contento con lo que haces, fluir…

¿Dispuesto entonces a reinventarte a ti mismo(a)?

¿Por dónde vas a empezar hoy?

Quizá también te interese:

Cómo Enfrentar y Superar el Cambio

¿Cómo Aprender a Fluir con la Vida?

8 Formas de Aumentar tu Capacidad Creativa

¡El Arte de Ser Feliz!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *