¿Con quién o con qué te haces daño? (7 formas que tal vez no notabas)

Y si te preguntara…Con quién o con qué te haces daño…¿qué me responderías?

Tal vez, me dirías que: “tú no te haces daño con nada, ni que estuvieras loca”

O tal vez me contestarías que: “no lo sabes, pero que no te sientes cómoda con ciertas personas o con algunas situaciones”.

Evidentemente, las respuestas “correctas” sólo las tienes tú, pues cada una conoce su camino de vida, lo que le gusta de su situación actual, lo que cambiaría y aquello en lo que, tal vez, está “por compromiso” o “mientras pasa tal o cual cosa”.

En mi camino como mujer y como coach, me he dado cuenta que, muchas veces, las mujeres nos hacemos daño de formas muy variadas y, generalmente, también muy inconscientes.

Como ejemplo, te puedo decir que nos hacemos daño desde con lo que comemos y bebemos, hasta con el tipo de relaciones que a veces nos conseguimos, por nombrar sólo dos formas.Como siempre, mi acercamiento al tema es que avancemos y aprendamos juntas; ya sabes, sin filtros pero también sin juicios, que para juzgarnos, ya tenemos un verdugo muy duro a veces en la cabeza y muchos otros afuera, ¿no es cierto?

En el episodio de mi podcast de esta semana, justo quiero compartir contigo 7 formas en las que he descubierto que las mujeres nos hacemos daño, no para que te latigues y te castigues, sino para que, desde el amor a ti misma, reflexiones si alguna de ellas te hace sentido, si puedes cambiar esa conducta y si es momento de poner límites, de quererte y cuidarte de manera mucho más consciente.

(la forma # 6 que te comparto, es una de las más comunes y que, posiblemente, esté sucediendo ahora mismo en tu vida). 

Entonces…¿lista para compartir juntas y seguir creciendo? Entonces…¡Dale PLAY! o haz clic en la imagen que aparece abajo.

 Mantengamos el contacto. ¡Muéstrate en mis redes!
 
  1. Comunidad en FB, Creer para Crear: www.facebook.com/groups/creerparacrear 

 

¡Nos escuchamos en el próximo episodio!
Mientras tanto, como siempre, recibe un beso tronado y un fuerte abrazo de luz. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *