Carta a mi hija que está por nacer (2)

El éxito lo defines tú misma

A lo largo de tu vida escucharás muchas definiciones, verás historias de vida y rostros de personas en las revistas de negocios. Hija mía, el éxito es algo tan subjetivo, que para ti podría ser vivir a la orilla de la playa y tejer sombreros de palma, como para otra persona puede ser tener cosas materiales y un alto puesto ejecutivo, y para alguien más tener muchos hijos y una familia estable. Resuélvete a encaminar tu vida en el camino de TU ÉXITO, lo que tú deseas, lo que para ti es en lo particular, lo que te llena de alegría, lo que te permite compartir y expandir tu espíritu. Cuando logres eso, serás la más exitosa y, de paso, la más feliz.

Agradece, siempre agradece

No sólo lo bueno, sino también lo que consideres malo o injusto, pues es parte del rompecabezas de tu vida y de tu aprendizaje particular, no trates de encontrarle sentido a las cosas en el momento en que ocurren, ya lo tendrán, ya lo verás y, te aseguro, muchas veces te reirás cuando mires atrás, y las piezas de ese rompecabezas que parecía imposible tomarán su lugar, y podrás verlo completo y entender por qué es como es. No te apresures, respira, agradece y sigue adelante.

La “verdad” la encontrarás en ti

Muchas personas o grupos te dirán que tienen “la verdad” de cualquier tema, ya sea espiritual o político o emocional (la índole no importa). Mi niña, la verdad es la que a ti te haga sentido, la que no te hiera, la que te impulse a ser mejor ser humano, a ser solidaria y compasiva. Esa será tuya y la descubrirás poco a poco, y ejercerás tu juicio para tomar la mejor decisión, la que te complete y te haga sentir plena. Esa es la verdad más pura, la que te fortalece y te impulsa a ser libre.

Tus acciones te definen

Podrás hablar mucho, tomar ejemplos, aprender discursos y frases, pero recuerda que nada hablará más que tus acciones, contra ellas no pueden ni las palabras más fuertes, ni las filosofías más puras. Lo que HAGAS es lo que hablará de ti, no lo que digas que vas a hacer; es lo que te dará congruencia y lo que te ganará el respeto primero para contigo y luego, ante los demás. Así que cuida mi niña que tus palabras sean acompañadas de acciones, o serán vacías y huecas.

Ríete de ti misma

A la vida no hay que tomarla tan en serio, pues todos terminamos en el panteón, con más o menos gloria, con más o menos legado brindado al mundo. Así que Julieta, aprende a reírte de ti misma, a descubrir tu simpatía y dejar salir tu sentido del humor. Una persona que ríe contagia a los demás e inmediatamente brinda luz. Deja la cara seria y muestra tu sonrisa o, mejor aún, tus carcajadas. Todos hacemos el ridículo y créeme, puede llegar a ser muy divertido.

Consigue lo que deseas de forma honesta

Cuida y cultiva lo que es tuyo, y sé consciente de que lo que quieres se consigue con esfuerzo, disciplina, conocimiento y constancia. El hecho de venir al mundo no significa que ya tengas todo en bandeja de plata, pues muchas de las lecciones más importantes de tu vida las aprenderás a través del esfuerzo. En este mundo hay suficiente para todos, de eso no debes tener duda, ni tampoco debes dudar de que puedes lograr ABSOLUTAMENTE TODO lo que te propongas si lo haces con dedicación y responsabilidad.

Valora el conocimiento

No menosprecies lo que puedas aprender, ya sea en la escuela, de las personas, de las experiencias, de los libros. El conocimiento está en todas partes, y es lo único que te hará crecer como persona y, por si fuera poco, de lo poco que será tuyo hasta el día que abandones este plano. En la vida todos somos maestros y aprendices, dependiendo de la circunstancia, así que conserva tu humildad tanto para aprender como para enseñar, en cualquier circunstancia, con cualquier persona.

Conserva tu capacidad de asombro

El día que dejes de sorprenderte, comenzarás a envejecer espiritualmente, y encontrarás todo como ordinario y común. Sé una niña, consérvala y llévala contigo, pues a través de ella descubrirás todos los días el mundo, y te asombrarás del nuevo verde de los árboles y del atardecer rojizo. Ve más allá de lo evidente, no te limites ni limites a tu niña, déjala expandirse, pues ella, mejor que nadie, sabe realmente cuáles son tus pasiones y te llevará sin duda a ellas si le permites guiarte.

Incomódate, pierde el control

Casi todas las personas evitamos sentirnos incómodos, eso no será novedad para ti, lo verás todo el tiempo. Sin embargo, entrar al mundo donde pierdes el confort y el control, te llevará a descubrirte de formas que no conocías, a saberte y encontrarte fuerte, dispuesta y abierta para el cambio. Así que mi niña, incomódate, supérate y elévate por encima de las circunstancias, que eso será crecimiento puro para ti.

Viaja y lee… ¡tanto como puedas!

Yo descubrí el mundo de la literatura muy joven, y eso cambió mi vida. Viajé no tan joven, pero una vez que comencé a hacerlo ¡nadie me detuvo! (ni me detendrá, menos con un padre tan viajero como el que tienes). Ambas actividades me han permitido conocerme y conocer que no todo es como yo lo veo, que hay personas que viven y piensan diferente, y que la armonía y el verdadero amor se basan en respetarnos como seres humanos, no importa cuán diferentes seamos. Viajar y leer te abrirán las puertas de mundos insospechados, te ayudarán a entender, te impulsarán a crecer y a ser compasiva, empática y comprensiva; estarás menos presurosa a juzgar, y más dispuesta a ayudar y a aceptar a los demás como son.

Mi niña, este es por ahora mi legado para ti. Seguramente, mientras creces, iré añadiéndole más cosas, dejándote una herencia de vida más robusta, pero eso será después, cuando te tenga cerquita, cuando te conozca y vayamos descubriéndonos mutuamente. Hoy, con una panza enorme y contando los días para ya ver tu carita, estas son las cosas y las vivencias que he querido compartirte.

Una última cosa, mi Julieta…

Recuerda que tú decides obstruir o abrir tu camino de vida, y que no existen culpables, sólo responsables, y tú decides qué quieres tomar, para dónde seguir y cómo será tu vida.

Es así de simple y así de complicado.

Te ama y te abraza siempre,

Tu mamá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *