DP_logotipo_sindescriptivo_blanco

7 Beneficios de Ser Emprendedor

Como ya les he platicado en otras ocasiones en este blog, un buen día (hasta eso, soleadito y con buena vibra), decidí renunciar a mi empleo; sí, ése que por mucho tiempo fue “la chamba” deseada, por la que había recorrido tanto camino, me había preparado y había puesto el corazón entero; ése, por el que algunos te envidian y otros se preguntan cómo le hiciste o qué tuviste que obtener para merecerlo (yo, sólo concursé y lo gané a pulso, en serio).

En fin, después de tres gloriosos años en donde realmente tuve el mejor trabajo formal de mi vida, las cosas comenzaron a cambiar y, después de algunos sinsabores, me di cuenta que, al menos en mi caso, yo no era más que un número en la empresa, y que incluso mis decisiones personales eran analizadas bajo la lupa y, dependiendo si gustaban o no, yo estaba bien o mal en mi puesto de trabajo.

Por supuesto que no es mi intención hablar mal de las empresas (me dieron de comer por más de 20 años y fueron grandes escuelas de vida y de conocimiento); lo que digo es que, en mi propia experiencia, el sabor amargo de verme reducida a ser “una más” me empujó, casi automáticamente, a renunciar y comenzar a recorrer el sinuoso pero reconfortante camino del emprendedor.

Como todos los nuevos caminos, el del emprendimiento tiene sus bemoles, sus aciertos y sus desaciertos, sus alegrías y sus frustraciones, y es por ello que hoy te comparto mi experiencia para exponerte los beneficios de ser emprendedora, con el objetivo de que, si te identificas y te sirven, sean un apoyo o guía en tu propio camino de emprendimiento:

7 Beneficios de ser emprendedor:

Beneficio de ser emprendedor
  1. Tú eliges el horario en que trabajas, no tienes jefe y planeas tus tiempos de acuerdo a tu conveniencia: Organizar y administrar tu tiempo es invaluable, porque aquí sí lo haces con base en tus prioridades y tomando tus propios riesgos, lo cual es tentador pero (ojo) también te puede llevar a dejar todo para luego, así que la adaptación cuesta, pero tiene sus recompensas si la sabes manejar.
  2. El tráfico te hace los mandados: Como planeas tus propios tiempos, está dicho que no tienes que enfrentarte a las “horas pico” en las que todo mundo entra o sale de trabajar. Esta, sin duda, ha sido para mí de las grandes bendiciones de ser emprendedora.
  3. Tú eliges qué proyectos aceptar y cuáles rechazar: Claro, al principio no puedes darte este lujo, pero conforme avanza tu proyecto o negocio, eres quien decide con quién colaborar, por qué hacerlo y cuándo. Si, por ejemplo, te encuentras enfermo o quieres cuidar de alguien cercano, basta con decir que no puedes, y ningún jefe puede mandar sobre eso. ¿Ah que suena tentador?
  4. Tienes el poder de fluir con tu pasión en la vida, de compartir con otros, de darte cuenta lo capaz que eres: En mi caso, soy una emprendedora y blogger novata, así que me ha tocado aprender desde el desarrollo de este sitio web hasta cómo posicionarme, hacerme promoción, escribir mejor, etc; y a pesar de todo el trabajo que esto conlleva, puedo decirte que por fin estoy realmente haciendo lo que deseo en la vida, fluyendo y siendo congruente conmigo misma, así que el camino definitivamente vale la pena. ¡Todos tus logros cuentan cuando eres nuevo emprendedor!
  5. Te das cuenta que la seguridad no existe: Sin duda los emprendedoresperdemos el control y nos enfrentamos diariamente a la incertidumbre, pero eso nos motiva, nos hace crecer y ser más productivos, además de que nos abre el pensamiento para ser creativos y, sobre todo, para reconocer que no hay quincena segura, que todo depende de nosotros y que estamos sujetos al cambio constante, lo cual… ¡nos llena de adrenalina!
  6. Te das cuenta que los errores son nada más que aprendizajes: Claro que los errores cuestan, y más para un emprendedor que comienza a poner su sueño en blanco y negro; además, la costumbre de que en una empresa ésta absorba el costo de los errores, te persigue como fantasma por las noches. Sin embargo, como un emprendedor se encuentra alerta y cuidando todos sus recursos, también se permite(o se obliga, sin querer), a aprender más y mejor de los errores que comete, porque sabe que, ante todo, ¡cuestan caro!
  7. Te conviertes en autodidacta: Para un nuevo emprendedor es difícil pagar una nómina que incluya asistente, contador, community manager y todos aquellos puestos a los que se encuentran acostumbrados quienes trabajan en una empresa, por lo que el emprendedor se vuelve (sin querer queriendo) un autodidacta, una esponja que aprende de esto y de aquello, y que lo lleva a saber cosas que jamás se hubiera planteado. La mente se expande. ¿Es cansado? Sí, pero vale la pena el esfuerzo, te lo aseguro.

¿Qué te parece? ¿Te atreves a emprender?

Si como yo, decides que todo este viaje vale la pena a cambio de tu independencia creativa y económica, entonces no dejes de visitar estos sitios web que pueden guiarte y animarte aún más:

 

www.inadem.gob.mx

http://www.innovarparacrecer.com.mx/

http://nuevosemprendedores.net

Comparte esta entrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver
Soporte Técnico
Messenger
Whatsapp - Ventas