5 Retos que Enfrenta un Emprendedor

Ya hablamos hace unos días de los 7 Beneficios de Ser Emprendedor, pero… ¿qué hay de los retos? Porque si bien es cierto que el emprendimiento abre la mente, la creatividad y nos permite dedicarnos a desarrollar nuestra pasión en la vida, también es verdad que el camino por momentos es todo menos amable, y que el emprendedor se enfrenta con obstáculos que tal vez nunca imaginó, con conocimientos por adquirir, con recursos limitados y con tantas cosas que, aunque en el largo plazo valen la pena, al principio ponen a más de uno de cabeza (me cuento en la lista, por supuesto).

En mi experiencia como emprendedora, voy aprendiendo día con día a organizarme, trabajar desde casa y atender las mil y un cosas que debo hacer por mí misma, y aunque el ánimo a veces decae un poco, te puedo decir, una vez más, que nunca en mi vida me había sentido tan plena y tan fluida como ahora que me dedico a realmente seguir mis pasiones.

Si tú estás o quieres empezar también a recorrer este camino, aquí te comparto mi experiencia sobre los 5 retos que enfrenta un emprendedor. ¿Te identificas con alguno?

Reto #1: Cada pequeño paso o inversión que realizas, implica un gran riesgo, el cual sólo tú asumes

En el camino del emprendimiento, tú asumes los costos, las desilusiones, los éxitos y los fracasos, y como cada peso y esfuerzo te cuesta muchísimo, es necesario analizarlo y no tomarlo a la ligera, aunque, ¿sabes qué? La verdad es que todos nos equivocamos en el camino. Algunos errores cuestan poco y otros son muy caros, pero definitivamente de todos se aprende, y eso es lo que hay que tomar de positivo, porque de lo contrario, puedes ser presa fácil de la desilusión y la frustración, lo cual no ayuda a tu ánimo y mucho menos a tu negocio o proyecto.

Reto #2: Las personas llegan a pensar que “no haces nada” y que estás permanentemente disponible

¡Uf, esto me pasa a diario! La gente me pregunta: “¿y qué haces todo el día?”…¡Pues trabajo!, eso es lo que hago. Si eres nuevo emprendedor, acostúmbrate a que las personas te hagan esta pregunta constantemente y a que se piense que no haces nada porque no te encuentras en el sistema formal de empleo. Poner límites y hablar de lo que haces puede servir; sobre todo, mostrar que no estás “eternamente disponible”, pues tienes trabajo (¡y mucho!) por hacer.

Reto #3: La capacitación depende de ti, nadie la paga

Un emprendedor se hace cargo de su capacitación

El nuevo emprendedor, si desea saber más, conocer, tener acceso a cursos o capacitarse en algún tema, debe pagar por ello. Y aunque hay miles de herramientas gratuitas en internet, todo cuesta o dinero o tiempo, ambos recursos limitados. Por ello es importante saber exactamente a dónde quieres llegar con tu proyecto y hacer un plan de negocios; como regalo, te dejo la herramienta del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM, por sus siglas), donde puedes encontrar paso a paso cómo hacer tu plan de negocios si es que aún no lo tienes o te sientes un poco perdid@ en el tema: https://www.inadem.gob.mx/como_hacer_un_plan_de_negocios.html

Reto #4: Los primeros pagos, propuestas o clientes, pueden tardar en llegar

Algunos dicen que un año, otros, que dos y así la desesperación llega a tu mente y a tu cartera, pues alguien tiene que pagar las facturas. La mejor decisión, cuando quieres dedicarte al camino del emprendimiento, es contar con un capital de fondo que te permita invertir y vivir algún tiempo con pocos ingresos; si este no es tu caso y tuviste que emprender sin un “colchoncito”, entonces te recomiendo revisar tanto la web del INADEM como esta otra: https://fondeadora.mx, donde podrás encontrar cómo fondear tu proyecto sin morir (financieramente hablando) en el intento. (Siempre hay formas si realmente quieres hacerlo, de eso no tengas dudas).

Reto #5: Trabajas más, trabajas cuando los demás duermen, cuando es sábado y cuando es domingo

¡El emprendimiento te vuelve un multitask!

Sí, es cierto que puedes programar tus actividades, que el tiempo es un recurso moldeable que tienes en tus manos, pero lo que también es cierto, es que un emprendedor trabaja duro para poner en marcha su proyecto, lo cual implica trabajar cuando nadie trabaja, desvelarte, ver pasar las horas y que aún quede mucho trabajo por hacer, lo cual te convierte en una persona “multitareas”, pues vas aprendiendo que, todos los puestos de trabajo que apoyan en una gran empresa, ahora se concentran en tus manos. En mi opinión, la administración del tiempo de un emprendedor, es uno de los enormes retos a enfrentar y, si uno es débil, se queda a medio camino. ¡No dudes que todo el trabajo duro y disciplinado que has invertido, tendrá sus recompensas y aprende poco a poco a organizar tu tiempo fuera de una oficina!

 

Si aún con los retos a enfrentar, sabes que tu camino es el del emprendimiento…

Entonces…¡Felicidades y bienvenid@ al club! Te espera un camino de alegrías y de tristezas, de éxitos y de fracasos (tal cual como la vida misma, sin ninguna novedad). Sin embargo, éste será TU camino, no el de nadie más, no el que te mande un jefe o al que obedezcas sin cuestionar. Desde ya eres el responsable del proyecto o negocio que tienes en tus manos, y de ti dependerá que crezca o que muera, que te pague las facturas o te regrese a donde estabas.

¿Qué quieres para ti y para tu vida? Reflexiona en ello y si tus anhelos van por este camino, entonces adelante, a enfrentar los retos y, sobre todo ¡a aprender de ellos!

Si te gustó, ayúdame a compartir, déjame tus comentarios..¡muéstrate!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *